El sistema “Guardián” un sistema electrónico basado en la Inteligencia Ambiental para la localización y protección de personas en situaciones de riesgo, tales como la prevención de agresiones a personas amenazadas y la vigilancia y cuidado de niños, ancianos y otras personas vulnerables, mediante la utilización de dispositivos móviles inalámbricos.

El sistema “Guardián” hará uso de las tecnologías A-GPS, GPRS y ZigBee para ofrecer el grueso de sus funcionalidades. Por tal motivo, el proyecto con lleva el diseño y creación de una innovadora plataforma hardware y software completamente distribuida y especializada, que supere significativamente a los sistemas disponibles actualmente en el mercado, e integrando sus funcionalidades por medio de una potente lógica de capas middleware.

El funcionamiento básico del sistema es el siguiente: un usuario lleva consigo un teléfono u otro dispositivo móvil (por ejemplo, una pulsera) con capacidades A-GPS, GPRS y ZigBee. Asimismo, otro tipo de usuario, por ejemplo, un presunto agresor, lleva consigo un dispositivo también con acceso a las tecnologías antes mencionadas. Ambos dispositivos envían periódicamente su ubicación hacia un centro de control, haciendo uso de A-GPS para determinar su posición y GPRS para transmitir dicha posición al centro de control.

De esta forma, es posible determinar la ubicación de cada uno de los usuarios. Sin embargo, esta información no es suficiente para lograr una protección eficiente, es en este punto donde el sistema “Guardián” se diferencia de los sistemas convencionales actualmente en el mercado.

La tecnología ZigBee entra en juego cuando ambos usuarios se encuentran en zonas cercanas o, en caso de no existir cobertura, ya sea de A-GPS o incluso GPRS: en ese momento ambos dispositivos (el del usuario y el del presunto agresor) comienzan a buscar la señal de la contraparte, con un alcance de incluso kilómetros (la potencia podrá ser regulada por software).

De este modo, si un dispositivo detecta al otro, se lanza una alerta al centro de control o, en caso de no existir cobertura, directamente mediante señales visuales y acústicas en ambos dispositivos, además de advertir al centro de control de las últimas posiciones de los dispositivos antes de perder la cobertura GPRS y si se encontraban potencialmente cerca.

De esta manera, el sistema está siempre operativo y no depende de una única tecnología para funcionar, logrando una mayor autonomía respecto a sistemas similares. La flexibilidad del sistema “Guardián” permite que uno de los dispositivos utilizados sea colocado en un objeto como, por ejemplo, una puerta de acceso, por lo que se cuenta con una modalidad que permite controlar el acceso a zonas protegidas.

El sistema está especializado en proteger víctimas de maltrato. Por tal motivo, este proyecto lleva implícita una investigación y desarrollo orientada a tecnologías de computación ubicua y entornos inteligentes.


Folleto en PDF


Cartel en PDF

ministerio